Buscador

A solo semanas de la implementación de la boleta electrónica existe poca claridad entre las empresas sobre su puesta en marcha

17/12/2020
  • De acuerdo a una encuesta realizada por la CNC, publicada por DF, un 87,8% cree que aún quedan temas por aclarar respecto a la implementación de este sistema, sumado a que un 58% de los consultados aún no está preparado para implementarla, un 68,4% menciona que las instrucciones por parte de la autoridad no han sido claras y un 78,1% que falta difusión. Es por ello que la CNC solicita a la autoridad postergar la materialización de esta iniciativa y estructurar un programa de capacitación masivo en conjunto con los distintos gremios empresariales.

El sistema de boletas electrónicas comenzará a ser obligatorio el 1° de enero de 2021 para los emisores de factura electrónica y para los no facturadores electrónicos, desde el 1 de marzo de 2021. Al respecto, la Cámara Nacional de Comercio, Servicios y Turismo de Chile (CNC), ha manifestado su apoyo a la implementación de este sistema concordando con el foco que el gobierno ha puesto en las pymes y el esfuerzo tecnológico que ha impulsado para combatir la informalidad incorporando la boleta electrónica. Al respecto, Manuel Melero, presidente de la CNC añade que “aunque hemos sido el principal aliado en la obligatoriedad de este sistema, hemos percibido, a través de las bases de asociados y luego mediante la aplicación de una encuesta a un grupo más amplio de empresas, que aún existen muchos problemas y dificultades que hacen impracticable llevar adelante de forma adecuada el proceso de implementación de esta valiosa herramienta. A lo anterior, debemos agregar que el país se encuentra inmerso en la peor crisis económica que le ha tocado vivir, razón suficiente para estimar que, no obstante estar de acuerdo con la necesidad de implementar medidas como esta para aumentar la formalidad en la economía, este no es el momento idóneo para hacerlo”.

En razón de lo anterior, el Departamento de Estudios de la CNC realizó una encuesta que fue contestada por 370 empresas de todo el país. Los resultados muestran que un 65% aún no está operando con la boleta electrónica, sin embargo, el 91,1% tiene claro que a partir de enero la debe tener implementada de manera obligatoria. Llama la atención que un 58% aún no está preparado para implementarla pese al poco tiempo que queda para hacerlo, un 68,4% menciona que las instrucciones por parte de la autoridad no han sido claras ni oportunas y un 78,1% menciona que la difusión entregada no ha sido completa. 

Por lo mismo, un 87,8% cree que aún quedan temas por aclarar respecto a la implementación de este sistema. Los temas más mencionados que a juicio de los encuestados debieran ser aclarados se refieren a problemas de conectividad en la emisión de la boleta electrónica (24%), la operatividad del sistema en lugares apartados (22%), la situación de los operadores de medios de pago e integración con la boleta (21%), el costo de las impresoras fiscales (18%) y la emisión de boletas vía software privado (16%).

Con respecto al sistema puesto a disposición por el SII, un 28,4% de los encuestados dice estar utilizándolo y un tercio de ellos dice que no ha experimentado inconvenientes. El resto de los usuarios si ha presentado dificultades con el sistema, entre los cuales un 30% menciona que no ha podido vender sus productos debido a caídas; un 30% señala que ha tenido que aplicar la boleta física debido a fallas del sistema; un 22% dice que ha tenido que vender sin boleta debido a caídas y regularizar la compra posteriormente ante el SII y, un 7% ha tenido que vender sin boleta y sin posibilidad de regularizar su situación con posterioridad. También un 12% menciona que no ha podido recurrir a la boleta física al caerse el sistema. Además de todos estos inconvenientes, los encuestados también mencionan otros vinculados a problemas de conectividad en algunas localidades más alejadas o el nulo acceso a internet, a lo que se debe sumar la falta de conocimientos digitales sobre todo en los adultos mayores.

A la luz de estos resultados, el presidente de la CNC, Manuel Melero, señala que “a juicio del gremio es necesario diferir la implementación de la boleta electrónica y el consecuente fraccionamiento del IVA, porque materializarlo hoy resulta imposible por una cuestión económica y de tiempos, dado que aún existe desconocimiento y, por ende, necesidad de capacitación hacia los contribuyentes, dado que, en primer lugar, se debiera resolver por parte de la autoridad los problemas que se han suscitado en el proceso de implementación”.

Para Melero, este proceso requiere necesariamente de presencia física de especialistas técnicos en el local comercial en que se va a efectuar, lo que, dado el actual contexto de pandemia en que se encuentra el país, no es factible de realizar (zonas en cuarentena, cordones sanitarios, medios de transporte restringidos, entre otros factores).

Asimismo, agrega el dirigente gremial, este sistema implica desembolsos económicos que deben necesariamente ser asumidos por las empresas para poder operar adecuadamente (costos de software, de instalaciones, de internet, de sistemas que permitan emisión de boletas y de impresoras, por nombrar los más relevantes), por lo que obligar a las organizaciones a tener que incurrir en ellos, en estos momentos, pareciera ser un contra sentido.

Finalmente, Melero indica que “esta encuesta deja en evidencia que los contribuyentes aún no tienen claridad sobre la manera en que se debe implementar esta herramienta tecnológica pese al poco tiempo que resta para tener que hacerlo y que las instrucciones de la autoridad no han sido claras ni oportunas y agregan también que la difusión no ha sido completa”. 

Es por ello que la CNC solicita a la autoridad estructurar un programa de capacitación masivo en conjunto con los distintos gremios empresariales. Al respecto, el dirigente gremial agrega que “creemos que a través de estas asociaciones resulta mucho más eficiente el poder llegar a los contribuyentes empresas y emprendedores que requieren ser capacitados para la correcta implementación del sistema de boleta electrónica de forma previa a su implementación”.