Buscador

CNC presentó sus propuestas ante el Senado sobre el proyecto de ley de reducción de jornada laboral a 40 horas

10/01/2020
  • El secretario general de la CNC, Daniel Montalva, acompañado del fiscal Sebastián Hurtado, expuso ante la Comisión de Trabajo y Previsión Social presentando dos iniciativas, que incluyen la flexibilidad, a través de un banco de horas y no discriminar por tipo de empresa en la aplicación de la gradualidad.

La CNC fue citada ante la Comisión de Trabajo y Previsión Social del Senado con la finalidad de exponer sus propuestas frente el proyecto que busca reducir la jornada laboral a 40 horas.  “Nosotros representamos a más de 5.000 empresas y más de 60.000 establecimientos de los servicios y el turismo de Chile. Agrupamos a un 96% de pymes de todo el país y somos los principales empleadores de jóvenes, adultos mayores y mujeres”, expresó Daniel Montalva, secretario general del gremio, al principio de su exposición, ya que más que hablar de la productividad respecto a este proyecto, Montalva quiso destacar las implicancias que tendría esta modificación para el sector.

“Como comercio, servicios y turismo tenemos una particularidad que no tiene el resto de la economía y es que nuestra productividad sí tiene una directa relación con las horas trabajadas. Un ejemplo, un vendedor que atiende público no puede vender la misma cantidad de televisores en la mitad del tiempo. Esto se debe a que nosotros dependemos del horario que exige el consumidor cuando va a comprar y de que tengamos la gente dispuesta a atenderlos y venderlo. Por lo tanto, necesariamente en nuestro rubro, nuestra productividad depende de que estemos presentes cuando el consumidor exige que estemos para la adquisición de un producto o un servicio”, señaló Montalva.

De esta manera, explicó que, si la jornada se reduce, “necesariamente tendremos que aumentar los turnos de los trabajadores con objeto de tener los mismos períodos de atención a público que tenemos actualmente, por lo tanto, la productividad por trabajador se reduce y para mantenerla, tendremos que conversar la misma cantidad de horas atendidas, pero repartidas en mayor cantidad de gente, lo que tendrá un costo aproximado de 12.5% por trabajador”, enfatizó.

A esto se suma que, en el caso de los vendedores, esto tendrá un efecto directo en la remuneración de los trabajadores, especialmente en tiendas y en centros comerciales donde un porcentaje relevante reciben pago por comisiones, por lo tanto, mientras menos tiempo puedan vender, mayor se verán afectadas sus comisiones, sentenció el secretario general CNC.

“Compartimos la necesidad y la preocupación por el bienestar de la persona y el querer mejorar las condiciones de vida de los trabajadores, por eso a pesar de los mayores costos que este proyecto significa para la empresa, nosotros apoyamos la iniciativa, porque apoyamos el concepto que está detrás, los principios básicos. Pero estamos convencidos que con objeto de que se pueda cumplir con estos principios sobre todo en este nuevo contexto, tenemos que considerar dos elementos, la adaptabilidad y la gradualidad”, enfatizó.

En esta línea, la primera propuesta del gremio se refiere a la adaptabilidad. “Proponemos que si tenemos un empleador que tenga atención de clientes directa a público y que sabemos que es estacional (tiene meses de alta demanda y meses de baja demanda) se pueda establecer de común acuerdo una bolsa de horas. ¿Qué significa esto? que, en el período de alta demanda, se establece una jornada especial con un tope de 45 horas semanales. Entonces, por cada hora extra trabajada en ese período se tendrá un recargo de 1.5 horas. Eso permitirá ganar horas y en períodos de “valle”, por decirlo de alguna manera, el trabajador podrá aprovechar ese beneficio acortando su jornada y priorizando su vida personal y familiar”, explicó Montalva.

Esto traerá más de un beneficio, ya que los vendedores, hoteleros, entre otros, podrán trabajar más en los períodos más altos, donde consigan mejores comisiones por ventas, mayores propinas, etc.

Asimismo, señaló que “la tendencia mundial ha sido rebajar las horas de trabajo de manera gradual, junto con una mayor flexibilidad. En este sentido, en los últimos 44 años los países de la OCDE han reducido su jornada en tres años, por eso nos preocupa que el proyecto quiera reducir cinco horas para las grandes empresas en 12 meses y para las pequeñas en cinco años”.

Por esto, la segunda propuesta del gremio considera que no se debería discriminar por tipo de empresa en la gradualidad. “Nuestra propuesta es que no se haga distinción por tamaño de empresas, si no que para todas las empresas se aplique un sistema equivalente y que en un plazo de cinco años se vaya reduciendo a una hora por año, pero siempre monitoreando que la crisis que vivamos ahora se comience a resolver. De lo contrario, únicamente agravaría la peor crisis de nuestro sector de las últimas décadas”, finalizó.