Buscador

CNC realizó conversatorio sobre cuánto cuesta abrir seguro en el contexto de la reapertura paulatina del sector

28/08/2020
  • En el marco de la campaña Abrimos Seguros, la Cámara Nacional de Comercio, Servicios y Turismo de Chile, presentó los resultados de un estudio realizado por el Centro de Políticas Públicas de la UC, sobre los costos de la aplicación de medidas de seguridad que permitan la reapertura de las actividades productivas.

 

Con la finalidad de dar a conocer los costos asociados a la implementación por parte de las empresas de los protocolos sanitarios, es que hoy se realizó un webinar donde Nicolás Muñoz, subdirector de Investigación Aplicada del Centro de Políticas Públicas de la Pontificia Universidad Católica, presentó los resultados del estudio “Reapertura del Mercado Laboral y Covid-19 en Chile: ocupaciones más expuestas y costos asociados a la prevención en los lugares de trabajo”.

Al iniciar el seminario, Manuel Melero, presidente de la CNC, señaló que esta es una actividad que se encuadra en las preocupaciones del gremio. “Hemos sido los más afectados con esta pandemia, con caída en las ventas y cientos de empleos perdidos, por lo que necesitamos urgentemente retornar a la actividad, pero queremos hacerlo de manera segura”. Agregó que “hemos estado trabajando en nuestra campaña “Abrimos seguros” pero sin dejar de frenar la curva de contagio, colaborando coordinadamente con el gobierno en el Plan Paso a Paso, implementando los protocolos sanitarios con las autoridades, aprovechando la experiencia obtenida del comercio esencial, esta actividad de hoy debe entenderse en este contexto”.

En su exposición, Muñoz, explicó que el estudio se centró en tres sectores: comercio, construcción y manufactura. Además, para el análisis se definieron tres tamaños de empresa según número de trabajadores (5, 50 y 100). Además, señaló que se hizo la distinción de los costos de implementar todas las medidas, de implementar solo las obligatorias, los costos por insumo (descontando costos por RRHH) y finalmente los costos obligatorios por insumo. Esto, para dar una mayor claridad de los rangos en que se movería la inversión requerida para la prevención.

Al analizar los riesgos de contagio señaló que, según esta muestra, el mayor riesgo se da en ocupaciones de actividades de servicios sociales y personales, ligadas a la salud, la enseñanza, el cuidado de personas y que gran parte de estas ocupaciones son desempeñadas por mujeres. Se concluyó además que, en las actividades de comercio se requieren mayores medidas de distanciamiento social para ocupaciones como personal de ventas y comercio, trabajadores de oficio y operadores de plantas maquinarias. Muñoz señaló con respecto al teletrabajo que este llegó para quedarse en ocupaciones directivas, profesionales y técnicas y que un 74% de los ocupados no puede teletrabajar en las condiciones actuales. Además, que el modo de vida COVID traerá aparejados cambios en las rutinas laborales y en las formas de trabajar, lo que va a requerir competencias laborales y habilidades distintas.

Así mismo, el estudio realizado por el Centro de Políticas Públicas de la Pontificia Universidad Católica de Chile también concluyó que el costo de implementación promedio mensual por trabajador es casi tres veces mayor en las micro y pequeñas empresas que en una de mayor tamaño. Es así, como la diferencia queda en evidencia cuando se pasa de $116.666, que significaría aplicar un reglamento con las medidas obligatorias y las recomendadas en una compañía con cinco empleados a los $ 39.127 en una de 500, evidenciando la asimetría que presentan las compañías al momento de enfrentar la reactivación, porque hay costos fijos que no dependen del número de trabajadores.

Al finalizar su presentación, Muñoz se refirió a las actividades para minimizar el riesgo covid-19, es esencial asegurar el retorno seguro a los lugares de trabajo, lo que inevitablemente trae aparejados ciertos costos y en ello las políticas públicas pueden tener un rol fundamental. Es por ello por lo que, a su juicio, economía y salud deben trabajar complementariamente para lograr disminuir el riesgo de contagio y poder reactivar el comercio.

Dando algunas luces de cómo abordar esto, Muñoz afirmó que lo ideal sería  entregar de información clara y detallada según sector, necesidad de apoyo económico para segmentos más expuestos y que no puedan hacer frente a los altos costos (a través de subsidios por ejemplo), la importancia de la coordinación de actores clave (gremios, empresas, trabajadores, consumidores, mutualidades, Estado), generar confianza (subsidio, fiscalización, certificación, transparencia y oportunidad en la información). Finalizando su exposición con que el poder implementar buenos protocolos de seguridad en los lugares de trabajo para hacer frente al covid-19 es una inversión y no un costo para las empresas.

Para acceder al estudio completo ingresar aquí.

Seminario Online: