Buscador

26/12/2019

En entrevista con El Mercurio de Valparaíso el presidente CNC analizó cómo la crisis social ha afectado las ventas y la confianza de los consumidores

  • El dirigente gremial manifestó su inquietud por las últimas cifras del sector, particularmente por lo que ha ocurrido en Valparaíso, lo que ha despertado las alertas en el gremio sobre todo para una fecha que, en épocas normales, es la mejor del año para el comercio. También alertó del alarmante aumento del comercio ilegal.

El presidente de la Cámara Nacional de Comercio, Servicios y Turismo (CNC), Manuel Melero, señaló en extensa entrevista concedida a El Mercurio de Valparaíso, que “las cifras regionales confirmaron los datos que habíamos observado para el mes de octubre en Santiago, es decir, cifras históricamente negativas, porque nosotros desde que tenemos registros nunca habíamos visto un mes con este nivel de caída. Pero es totalmente explicable porque vino la hecatombe social, fue un mes en que el comercio estuvo mucho tiempo cerrado, casi la mitad del periodo, y bien sabemos que este fenómeno se manifestó en todo el país”.

Al comentar el caso de la V Región, el dirigente gremial señaló que “Valparaíso particularmente ha sufrido con fuerza la crisis. Hemos visto lo que ha pasado en la calle Condell, que ha sido muy duro. En Viña del Mar también y en general en todo el país. Me ha tocado recorrer muchos lugares y es impresionante ver cómo en todas partes es lo mismo, con los comercios blindados, la caída en las ventas, locales cerrados, saqueo, incendios, dificultad para trabajar y para abrir. Ha sido un periodo muy duro para el sector”.

También se refirió al factor psicológico, de inhibición o de falta de confianza de los consumidores. “La gente tiene temor ya no sólo de ir a un establecimiento o salir a la calle en ciertos horarios, sino que de ir a comprar, porque la gente empieza a ver que puede peligrar su trabajo o tienen incertidumbre respecto a la economía del país, a qué es lo que va a pasar. Entonces, prefiere comprar lo estrictamente necesario y las cosas más imprescindibles, ya que las otras pueden esperar un poco”.

Agregó que “nosotros esperábamos que después de dos meses tan malos la gente saliera para Navidad a comprar bastante, pero la realidad es que no ha sido así. Están muy lentas las ventas en este mes, como digo, en comparación al mismo mes del año pasado. El temor a quedar sin trabajo y en general la situación económica se ve que influyen mucho en la decisión de compra. Influye mucho porque en nuestro sector se han perdido muchos empleos. Al principio, el comercio y turismo estábamos pagando un costo alto por esta situación de falta de orden público. Ahora también ha afectado a otros sectores, porque si el comercio no vende, la manufactura también se resiente; el fabricante, el importador necesitan que el comercio fluya y si este se estanca hay problemas. El comercio se ha visto con un creciente desempleo y eso afecta a los demás, la cadena de pago también está dañada, la gente tiene dificultad para cumplir sus compromisos de deudas, las pymes también. Entonces, los bancos empiezan a preocuparse y en la industria se preguntan quién va a comercializar sus productos”.

Melero también hizo un llamado de alerta ante el aumento del comercio ambulante. “Es una cosa impresionante. Concreta lo que yo llamo la tormenta perfecta. Primero, con la autoridad ausente de las calles, porque bien sabemos que la policía anda en otras tareas y los inspectores municipales también. Lo segundo es la crisis social, la gente sale a vender a las calles porque no tiene o ha perdido su trabajo y lo tercero es que, ante esta situación, sacan partido los que están detrás del comercio ambulante, que son las mafias, el crimen organizado, que es el que entrega la mercadería a los vendedores, que son la carne de cañón y que perciben unos ingresos miserables, mientras que los que están detrás son los que lucran. Ahora, hay mucho producto robado que está en las calles. De hecho, hay algunos que están hasta con la etiqueta del supermercado que fue saqueado. El comercio ilícito se ha disparado en todo el país”.

Con respecto a las medidas para ir en ayuda de las pymes del comercio, señaló que “lo que nosotros hemos dicho es que falta agilizar la llegada de estas medidas a las pymes, porque a veces falta información, hay mucha burocracia implícita, que el requisito, que falta esto o lo otro para que le lleguen las soluciones. Hecho el esfuerzo por parte de la autoridad, me da la sensación que la ayuda no le está llegando a la gente con la premura que se requiere. Esto siempre tiene una velocidad desde el momento que se lanzan las medidas hasta que le llegan a la gente, pero pienso que allí es donde hay que acelerar para que efectivamente le lleguen las soluciones, reciba los recursos que el Gobierno ha puesto”.

Consultado acerca de las medidas anunciadas por el gobierno argentino de cargar un impuesto de 30% a compras con tarjeta de crédito en el exterior, Melero manifestó su preocupación “hace un tiempo ya que los argentinos están viniendo menos al país y que, por lo mismo, están comprando menos. Ese es otro de los factores que le ha pegado negativamente al comercio, especialmente en todas las regiones turísticas como Valparaíso. Este impuesto es porque los argentinos tienen problemas con la salida de dólares y están poniendo todas las cortapisas posibles para que no se vayan y parte de ese tema son las compras que realizan en el exterior. Entonces, el gobierno argentino no encontró nada mejor que poner un impuesto. Considero que es una práctica poco leal desde el punto de vista comercial, es un gravamen al comercio internacional y no es muy digno de aplauso. Ahora, se entiende la razón, pero no deberían hacerlo. El objetivo es desinhibir las compras en el exterior y eso a nuestro país le resulta perjudicial. Si llegan turistas argentinos y quieren comprar, les va a salir más caro”.

Lea la entrevista completa en el siguiente link.