Buscador

16/06/2020

Las ventas de abril del comercio minorista de las regiones de Valparaíso, Biobío y La Araucanía se desplomaron ante la crisis sanitaria económica

  • Las ventas presenciales del comercio minorista de las regiones de Valparaíso, Biobío y La Araucanía, según el índice que elabora mensualmente el Departamento de Estudios de la Cámara Nacional de Comercio, Servicios y Turismo de Chile (CNC), mostraron fuertes caídas en el mes de abril dada la crisis sanitaria-económica que estamos atravesando.
  • En la Región de Valparaíso las ventas minoristas marcaron una baja real anual de 45% en términos totales, acumulando una caída de 18,1% entre enero y abril de este año. En términos de locales equivalentes abril cayó un 49,8% real anual acumulando una baja de 20,8% en los cuatro primeros meses del año
  • En la Región del Biobío, las ventas del retail registraron un descenso de 40,2% real anual, acumulando entre enero y abril una baja real de 16,5%. En términos de locales equivalentes las ventas cayeron un 40,7% en el cuarto mes del año cerrando a abril con una baja de 14,4%.
  • Por último, en la Región de La Araucanía, la actividad comercial minorista evidenció una baja de 48,3% real anual en abril, cerrando los cuatro primeros meses con una caída de 15,3%. En términos de locales equivalentes la baja fue de 52,5% real anual, acumulando entre enero y abril una caída de 17,6% real.

1. El resultado de las ventas totales comenzó a incorporarse al indicador a partir de este año, de esta manera el indicador continúa mostrando el comportamiento de las ventas presenciales en términos de locales equivalentes (concepto same sale store) que se viene midiendo desde 1990. Una variable (ventas total locales) muestra el dinamismo del comercio y sus sectores, y el otro muestra el comportamiento (crecimiento o decrecimiento) de la venta por local (ventas locales equivalentes).

 

Perspectivas por Bernardita Silva, gerente de Estudios de la CNC

Las tres regiones en estudio sufrieron fuertes bajas en sus ventas del mes de abril dada la crisis sanitaria-económica que estamos atravesando y donde la imposibilidad de operar de manera regular está ocasionando fuertes pérdidas en el sector. Solo la Línea Tradicional de Supermercados registra una menor caída, pero el resto de las categorías, con bajas por sobre el 60% en la mayoría de ellas, dan cuenta del difícil escenario que estamos atravesando.

Estas bajas están teniendo también fuertes repercusiones en el empleo del sector. En el trimestre móvil febrero-abril el INE informó una baja de 10% en los ocupados del comercio, sector que representa 19% de los ocupados del país, y lo que significa 170 mil ocupados menos en el comercio que hace un año. En el caso de las regiones en estudio, Valparaíso marcó una caída de 5% en los ocupados del sector, Biobío una baja de 12,1% y La Araucanía un descenso de 12,8%.

En los meses que vienen seguiremos viendo fuertes caídas en las ventas minoristas, a lo que se suma que la incertidumbre es alta, aún no se sabe hasta cuándo estaremos con cuarentena y cuándo podrán volver a abrir los comercios. Ante este escenario el acuerdo alcanzado entre gobierno y oposición es una buena noticia para el sector, que ha sido de los más afectados en esta crisis, sobre todo los anuncios en materia laboral, entre ellos las mejoras al seguro de desempleo, el incentivo a la contratación mediante un crédito tributario y, debido a la profunda transformación que está sufriendo el comercio, es especialmente valiosa la creación del fondo de reconversión laboral.

Pero si las empresas no pueden seguir funcionando, difícilmente podrán utilizar las herramientas que incentivan la contratación. Por esto se agradece la propuesta de reducción del impuesto de primera categoría por tres años para las pymes, la extensión por tres meses de la suspensión de PPM y la devolución del crédito IVA, junto con la ampliación del Fogape a grandes empresas. Si bien sabemos que será difícil que todos logren salir adelante, estas medidas sirven de paliativo para afrontar la crisis que estamos sufriendo mientras esperamos el momento en que podamos volver a subir nuestras cortinas.

 

Región de Valparaíso

Las ventas presenciales minoristas de la Región de Valparaíso marcaron en el cuarto mes del año una baja real anual de 45% en términos totales y una caída de 49,8% en término de locales equivalentes, más que doblando la baja evidenciada en marzo, y dando cuanta de los fuertes efectos en el sector producto del COVID19. 

En cuanto al acumulado entre enero y abril, se evidencia una caída de 18,1% real y en términos de locales equivalentes la baja fue de 20,8% real.  

El resultado por trimestre móvil da cuenta de una baja nunca vista de 25,9% en el período febrero-abril, tras caer un 11,3% en el trimestre móvil de enero-marzo.

Solo la Línea Tradicional de Supermercados marcó una baja de un solo dígito, mientras que las demás categorías registraron bajas nunca vistas, por sobre el 60%. 

Vestuario y Calzado evidenciaron caídas reales anuales de 86,2% y 91% respectivamente. Línea Hogar y Muebles registraron bajas de 74,6% y 73% en el mes de abril. Artefactos Eléctricos marcó una baja real anual de 62,7%.

De esta manera todas las categorías “no esenciales” acumulan entre enero y abril fuertes caídas por sobre el 30% real.

Por su parte, la Línea Tradicional de Supermercados evidenció una baja de 9,8% real anual en el cuarto mes del año, cerrando a abril con una baja real de 1,8%. 

 

 

 

Región del Biobío

Las ventas presenciales del comercio minorista de la Región del Biobío marcaron en abril del 2020 una baja real anual de 40,2%, tras caer un 20,4% en marzo y acumulando en los primeros cuatro meses del año una caída de 16,5% real.

En términos de locales equivalentes las ventas alcanzaron en el cuarto mes del año una caída de 40,7% real anual, cerrando entre enero y abril con una baja real de 14,4%.

 

En cuanto a los trimestres móviles el último período febrero-abril marca una fuerte baja de 19,4%, baja que se espera se acentúa aún más en los siguientes períodos mientras dure la pandemia.

 

 

En cuanto a los rubros estudiados en el mes de abril, todos marcan fuertes caídas. Vestuario y Calzado marcaron bajas de 78,5% y 86,4% real cada una en el cuarto mes del año, cerrando a abril con bajas reales de 33,4% y 41,4% respectivamente. 

Línea Hogar y Muebles evidenciaron caídas de 58,1% y 65,2% real anual cada, acumulando respectivamente bajas de 26,2% y 30,8% entre enero y abril.

Por su parte Artefactos Eléctricos marcó un descenso de 46% real anual, cerrando al cuarto mes del año con una baja real de 19,7%.

La Línea Tradicional de Supermercado, tras crecer 5,5% en marzo, marcó una baja de 11,9% real anual en abril, acumulando una caída de 3,6% real entre enero y abril.

 

 

Región de La Araucanía

Las ventas presenciales del comercio minorista de la Región de La Araucanía marcaron una baja de 48,3% real anual en el mes de abril, tras caer un 20,6% en marzo. En términos de locales equivalentes la caída fue de 52,2% real anual en el cuarto mes del año. 

De esta manera, entre enero y abril las ventas de la región evidenciaron una baja real de 15,3% en términos totales y una caída de 17,6% en término de locales equivalentes.

 

El comportamiento de los trimestres móviles da cuenta de una fuerte caída de 23,6% real en el período febrero-abril dada la pandemia que se gatilló a mediados de marzo.

 

 

En cuanto a las categorías estudiadas la Línea Tradicional de Supermercado marcó una baja de 10,1% real anual, tras haber crecido un 8,4% en marzo, y cerrando así los cuatro primeros meses del año con un alza de 1,6% real.

Las demás categorías, no esenciales, marcaron significativas caídas por sobre un 70% dando cuenta de la difícil situación que atraviesa el sector. Vestuario y Calzado registraron caídas de 92,3% y 88,1% real anual respectivamente, cerrando a abril con bajas reales de 36,1% y 38,9%.

Artículos Electrónicos alcanzó un descenso de 71,7% real anual en el cuarto mes del año, acumulando una baja real de 25,4% a abril.  

Muebles y Línea Hogar también marcaron fuertes bajas reales de 79,7% y 72,3% cada una para terminar el período enero-abril con caídas reales en sus ventas de 30,9% y 29,3% respectivamente. 

 


[¹] El resultado de las ventas totales comenzó a incorporarse al indicador a partir de este año, de esta manera el indicador continúa mostrando el comportamiento de las ventas presenciales en términos de locales equivalentes (concepto same sale store) que se viene midiendo desde 1990. Una variable (ventas total locales) muestra el dinamismo del comercio y sus sectores, y el otro muestra el comportamiento (crecimiento o decrecimiento) de la venta por local (ventas locales equivalentes