Buscador

03/09/2019

Ministro del Trabajo expuso en la CNC sobre la agenda legislativa laboral y su impacto en el futuro del trabajo

  • La autoridad en su exposición se refirió a la agenda legislativa laboral del gobierno, apelando a la necesaria flexibilidad y gradualidad en el tema de la rebaja jornada laboral.

El Ministro del Trabajo y Previsión Social, Nicolás Monckeberg, realizó una exposición para los socios de la Cámara Nacional de Comercio, Servicios y Turismo, donde se refirió a la agenda laboral que está impulsando el gobierno del Presidente Sebastián Piñera e hizo un análisis de la realidad laboral actual del país. Además, se refirió a la aprobación del proyecto de reducción de la jornada de trabajo, que fue aprobado ayer en la Comisión de la Cámara de Diputados. En su exposición, resaltó que, desde que asumieron el gobierno, según las cifras de cotizantes del sistema de pensiones, se han creado más de 172 mil empleos asalariados privados.

“Estamos enfrentando cambios demográficos, migratorios, climáticos y tecnológicos, que están transformando la manera como entendemos el mercado laboral. Dieciocho millones de nuevos empleos se crearán en el mundo producto de la transformación energética. Mundialmente existe una cifra récord de robots y sin embargo, tenemos las tasas de desempleo más bajas”, comentó la autoridad.

En su alocución se refirió a las debilidades propias del mercado laboral chileno como son la escasa participación femenina y juvenil y la baja calificación y productividad.“Es necesario adaptarnos y para ello el gobierno presentó una agenda de modernización laboral que se hace cargo de estas debilidades”, señaló Monckeberg. “Los proyectos de sala cuna y de trabajo a distancia buscan aumentar los niveles de participación femenina; la nueva ley que crea una jornada alternativa parcial para estudiantes trabajadores, recientemente aprobada por el Congreso, busca aumentar la participación juvenil; la modernización del Sence permitirá hacer frente a la baja calificación de nuestros trabajadores y por último, la modernización laboral en materia de adaptabilidad persigue aumentar la productividad”.

A su parecer, “una de las razones de la baja productividad es la rigidez de la regulación laboral. En el índice de inflexibilidad de la jornada laboral de la OCDE, Chile ocupa los primeros lugares. La misma OCDE recomienda a Chile flexibilizar su jornada laboral para incluir a los grupos más marginados como mujeres, jóvenes y adultos mayores”. Agregó que junto con ello, “Chile es el segundo país menos productivo de la OCDE”. Monckeberg señaló que “la mayoría de los países de la OCDE al momento de reducir la jornada laboral tenían tasas de productividad muy superiores a las que tiene Chile hoy, aún así todos incorporaron flexibilidad en la reducción para permitir que su productividad siguiera creciendo”.

El ministro señaló que es un desafío de todos mejorar la productividad y la calidad de vida. “La reducción de la jornada que propone el proyecto de la diputada Vallejos no tiene precedente en los países desarrollados. Ningún país de la OCDE rebajó la jornada laboral de manera tan rígida como la propuesta. Por el contrario, todos los países incluyeron medidas de adaptabilidad, jornadas promediadas, con el objeto de no afectar la economía del país, el sueldo y la productividad de los trabajadores. Los países de la OCDE redujeron la jornada laboral legislada en un 8% en los últimos 50 años. El proyecto original, sin las indicaciones, reduce la jornada en un 16% en tan solo 15 años (de 48 a 40 horas), sin contar con las tasas de productividad que justifiquen ese nivel de reducción horaria”.

Señaló que “nuestro desafío es reducir la jornada mejorando la productividad y esto podemos hacerlo, pero con gradualidad, flexibilidad y promoviendo el acuerdo entre las partes para adaptación a realidades particulares”. El ministro del Trabajo finalizó su exposición señalando que “debemos buscar jornadas laborales adaptables para una mejor calidad de vida junto con nuevas normas para nuevos empleos del siglo XXI que garanticen la protección de los trabajadores, un mundo laboral inclusivo que abra oportunidades para todos y fomente el respeto y la dignidad de las personas y la necesaria modernización del sistema de capacitación y empleo”.