Comercio ilegal, comercio informal
Columna de Marcela Pastenes, gerente general Cámara Regional del Comercio y la Producción de Valparaíso (CRCP).


Como Cámara Regional del Comercio de Valparaíso pocas veces nos ha tocado enfrentar un escenario tan complejo como el que vivimos actualmente. El Covid-19 ha afectado a más de 400 mil personas en Chile, 21 mil de ellas en la región de Valparaíso, pero quizás lo más trágico es lamentar la pérdida de más de 11 mil personas que hasta ahora han fallecido en nuestro país producto de esta enfermedad. 

A este drama humano se suman miles de familias que se han visto afectadas por la crisis social y económica que la pandemia ha traído consigo. Y es que los emprendedores y las pymes -que constituyen el 98,5% del total de las empresas y generan el 60% del empleo en el país- hoy viven una dura realidad: desde una caída del 38% de las ventas del comercio  minorista en la región durante el segundo trimestre del año respecto de igual período del año anterior, lo que alcanza al 23,5% durante el primer semestre; una cifra de desocupación regional del 13,8% durante el trimestre móvil mayo-julio, convirtiéndose en la tasa de desempleo más alta desde que existen registros; sumado a una actividad económica a nivel país que se mantiene en constante caída, considerando el IMACEC de junio 2020 que registró una baja de 12,4% en comparación con igual mes del año anterior.

Sin duda, las restricciones y medidas implementadas por las autoridades con el fin de controlar la pandemia y promover el distanciamiento físico, muy necesarias para cuidar la salud de nuestros compatriotas, también han afectado la actividad económica local, especialmente el comercio. El cierre de locales y la reducción en el nivel de consumo de las personas ha empeorado el negativo escenario que este rubro arrastra desde el surgimiento del estallido social, complejizando aún más las condiciones para operar con normalidad y generar liquidez dentro de sus negocios.

Si bien una vez iniciados los procesos de desconfinamiento se podría generar un mayor dinamismo en el comercio establecido, lo cierto es que la próxima reapertura llevará a este rubro a definir nuevas formas de operar para cumplir con las medidas y protocolos sanitarios que deberán implementarse de manera permanente y que, además, serán constantemente fiscalizados por las autoridades para asegurar el correcto cumplimiento de estas normas. Lo anterior nos enfrenta a una nueva realidad post pandemia que no solo significa inversión por parte de las empresas, sino también un compromiso por parte de colaboradores y clientes de respetar las medidas para evitar el contagio por Covid-19.

No obstante, éstas no son las únicas dificultades que vive el comercio hoy en día, también debe hacer frente a la competencia desleal que genera el comercio ilegal: uno que no cuenta con patentes, no tiene inicio de actividades no paga impuestos ni entrega boletas, tampoco cumple con los protocolos sanitarios ni es fiscalizado. Por eso es importante como consumidores preferir el comercio establecido, de este modo, no solo apoyamos el esfuerzo que significa para un comerciante llevar adelante un negocio formal, sino también evitamos la precariedad laboral y no nos exponemos a riesgos de seguridad y salud al comprar productos y/o servicios que no cuentan con los estándares exigidos por la autoridad. Además, al exigir boleta, estamos aportando al financiamiento de programas sociales, tan relevantes hoy en día.

Si bien la emergencia sanitaria ha impulsado fuertemente la adopción del comercio electrónico, tanto para los consumidores como para las empresas, también ha aumentado el comercio informal que utiliza canales digitales y redes sociales para ofrecer productos que podrían no cumplir con la normativa vigente, perjudicando también a los consumidores al no tener opción de reclamar ante productos defectuosos o exigir garantías.

Ahora bien, sabemos que muchas personas de un día para otro se quedaron sin trabajo y, sin haberlo planificado, han tenido que iniciar diversos emprendimientos para superar esta crisis. Si bien no cuentan con todos los permisos necesarios, son empresas que no buscan mantenerse en la informalidad, que transan con productos legales y que pueden ser un aporte concreto y real a la necesaria reactivación económica de nuestra región y país.

Por lo tanto, creemos que son aliados potenciales a los que debemos apoyar y encaminarlos a la formalidad, incorporándolos a espacios de colaboración como nuestro Centro de Negocios Sercotec Valparaíso, operado por la CRCP, desde donde ofrecemos asesoría técnica, especializada, individual y sin costo a emprendedores y Empresas de Menor Tamaño para el crecimiento y desarrollo de sus negocios.

Como gremio estamos conscientes de la importancia y el valor que adquiere nuestro trabajo para salir adelante en un escenario post pandemia. Por eso, hemos querido tomar un rol activo en la recuperación y reactivación económica de la región, mediante una serie de iniciativas que buscan que las empresas recuperen su actividad y puedan aportar a la economía regional con empleos, inversión y crecimiento. Espacios en donde los nuevos emprendedores podrían participar, expandiendo sus negocios, estableciendo alianzas colaborativas y contando con todo el apoyo gremial que esto implica.

No cabe duda que el comercio enfrenta hoy uno de los desafíos más importantes del último tiempo. Por ello, el trabajo colaborativo nos permitirá enfrentar de mejor manera una realidad incierta y compleja. Si queremos convertir a la región de Valparaíso en un polo de emprendimiento e innovación a nivel nacional e internacional, reactivar económicamente a la región y el país, generar nuevas oportunidades de negocios y aumentar empleo, la invitación es a sumarse y a co-crear con nosotros iniciativas que sean un aporte para el desarrollo de nuestra sociedad. 

Hoy, más que nunca, nadie sobra. La informalidad es transitoria y solucionable, de manera rápida en la mayoría de los casos. Las buenas ideas y las personas con visión de futuro tendrán cabida en un Chile que sabrá salir adelante, mostrando lo mejor de nosotros.

Marcela Pastenes

Gerente General Cámara Regional del Comercio y la Producción de Valparaíso (CRCP)

Ver Más Columnas