Control de encomiendas: el moderno sistema que utiliza el Servicio Nacional de Aduanas


Dada la gran irrupción del comercio electrónico en el mundo y en Chile, el organismo está desarrollando con otras reparticiones públicas una plataforma para el control de envíos en base a información anticipada, reduciendo de manera significativa la revisión manual.

El e-commerce llegó para quedarse y crecer de manera exponencial año a año en Chile. Si bien el país venía mostrando aumentos en las ventas digitales por sobre el resto de los países de América Latina, con la irrupción de la pandemia por Covid-19 esta tendencia se aceleró. De hecho, un estudio de la Cámara Nacional de Comercio arrojó que durante el primer semestre de este año, los pagos online aumentaron 33% en comparación al mismo periodo de 2019.

Esta situación ha presentado un desafío para el Servicio Nacional de Aduanas, organismo que ha aplicado diversas estrategias para el control de la cadena logística de envíos postales internacionales a Chile.

Las importaciones por e-commerce llegan a territorio nacional a través de Correos de Chile o por medio de empresas courier. Para el último caso, Aduanas cuenta con información anticipada sobre los envíos.

“Para las encomiendas de Correos de Chile, lo que hacemos es fiscalizar a través de rayos X la totalidad de los envíos, para seleccionar cuáles tienen que ser para pago de impuestos, cuáles requieren de alguna certificación adicional para entrar al país y cuáles son liberados inmediatamente. También detectamos ilícitos como presencia de drogas o joyas robadas”, explica Rodrigo Díaz, director regional de la Aduana Metropolitana.

Respecto al tipo de productos que tratan de ingresar al país con irregularidades, para Díaz destacan principalmente las zapatillas falsificadas, seguido del resto de los artículos deportivos y la ropa falsificada o declarada por un valor inferior al precio de compra. Esto ha presentado una dificultad creciente, dado que es cada vez más complejo distinguir una copia del producto original. Por ello, el director de Aduanas señala que “estamos constantemente trabajando con los representantes de las marcas, quienes nos están informando de los modelos y de las nuevas formas de falsificación que se han detectado en distintos lugares del mundo”.

En tanto, el presidente del Observatorio del Comercio Ilícito, Ricardo Mewes, valoró el trabajo realizado por el Servicio Nacional de Aduanas, haciendo hincapié en la mejora continua y la profundización de los mecanismos de fiscalización de la institución, especialmente basados en sistemas de inteligencia artifical. “Si bien Aduanas ha realizado un trabajo Importante es pertinente que los esfuerzos de la entidad se focalicen aún más en fortalecer los mecanismos de fiscalización de los envíos que ingresan al país, para evitar así que se comercialicen productos que vulneren la propiedad industrial e intelectual o que hayan traspasado nuestras fronteras en forma ilícita”, señaló el timonel del OCI.

Incorporación al Sistema Integrado de Comercio Exterior

La Dirección Regional de la Aduana Metropolitana, en conjunto con la Subdirección de Fiscalización de Aduanas y el Ministerio de Hacienda, están trabajando en un proyecto estratégico que permitirá un proceso de selección de mercancías en base a información anticipada, fortaleciendo la estrategia de gestión de riesgos e inteligencia, replicando así el modelo utilizado por los envíos por courier.

Se trata de la incorporación de este tipo de envíos al Sistema Integrado de Comercio Exterior (Sicex), donde participan también el Servicio Agrícola Ganadero, el Servicio Nacional de Pesca y Acuicultura, el Instituto de Salud Pública, la Comisión Chilena del Cobre, el Ministerio de Salud, el Servicio de Impuestos Internos, el Servicio de Registro Civil, la Tesorería General de la República y la Secretaría General de la Presidencia.

La plataforma, que entrará en funcionamiento el próximo año y estará plenamente operativa en 2022, funcionará como una ventanilla única donde se realizarán los trámites asociados al comercio exterior, en coordinación con Correos de Chile y sus símiles alrededor del mundo, enfocándose en China en una primera etapa. En palabras del Director Regional de la Aduana Metropolitana, “vamos a contar con la información anticipada de los envíos y hacer la selección en base a riesgos, sin necesidad de tener que abrir todos los productos; el aumento en la cantidad de envíos no se va a detener, por lo que tenemos que buscar herramientas cada vez más inteligentes para las revisiones, porque de lo contrario significaría solo aumentar la cantidad de funcionarios y espacio de bodegas”.