Juguemos limpio: comercio de verdad


Toda competencia siempre es dura. Requiere esfuerzo y, pese a ello, no tenemos el éxito asegurado, pero tener la actitud adecuada y respetar las normas es fundamental para una competencia justa y limpia. Y esto no sólo se refiere al deporte, lo podemos aplicar a distintos aspectos de la vida cotidiana, especialmente a una realidad de la que somos testigos a diario: el comercio informal e ilícito.

Cuando un comerciante no sigue las reglas del juego, es decir, que no ha formalizado su negocio, significa que no cuenta con patentes, no tiene inicio de actividades, no paga impuestos ni entrega boletas, generando una competencia desleal hacia quienes tienen sus comercios establecidos. Además, fomenta la precariedad laboral, expone a riesgos de seguridad y salud al ofrecer productos y/o servicios que no cuentan con los estándares exigidos por la autoridad y evade impuestos con los que se financian programas sociales. Esto es, claramente, una actividad ilegal que afecta a la sociedad y que no puede escudarse bajo ningún argumento para ser aceptado por las autoridades ni por los consumidores.

Erradicar el comercio informal es, sin duda, un gran desafío que tenemos como región. Sólo en la comuna de Valparaíso se estima que en los últimos años, más de 60 locales han debido cerrar sus puertas por la competencia desleal que se genera con el comercio ambulante ilegal, que prolifera en las veredas de las avenidas más concurridas.

No olvidemos, además, los magros resultados que han registrado las ventas minoristas en la región, cerrando el 2018 con un nulo crecimiento real (-0,2%), por debajo del 5,3% que se obtuvo en 2017, evidenciando así el menor resultado desde 2008.

Como Cámara Regional del Comercio de Valparaíso (CRCP) apoyamos todos los esfuerzos que se realizan para acabar, de una vez por todas, con este tipo de comercio y, de este modo, fomentar la formalización como un bien deseable para todos los actores involucrados en este fenómeno, haciendo tangibles los beneficios que ello les significaría. La reconversión y apoyo a aquellos que desarrollan el comercio informal se debe priorizar para resolver los problemas de forma definitiva, como también controlar que los espacios públicos y la seguridad sean resguardados conjuntamente con la competencia leal.

Por eso, apoyamos la campaña «Juguemos limpio», impulsada por la Cámara Nacional del Comercio, Servicios y Turismo de Chile (CNC) y el Observatorio del Comercio Ilícito, que busca, precisamente, visibilizar el problema del comercio informal en nuestro país, invitándonos a reflexionar sobre los graves efectos que genera. Es muy relevante que todos nosotros, como consumidores, nos eduquemos en el real impacto que genera la compra en un comercio informal.

Derribemos los mitos sobre lo perjudicial que podría ser para un comerciante informal entrar a este proceso de formalización, como lo muestran el Feña y el Nico en www.juguemoslimpio.cl. Aplaudamos, también, el esfuerzo de miles de comerciantes establecidos que han aceptado las reglas del juego y que hoy juegan limpiamente en una cancha dispareja. Sigamos trabajando para que los comerciantes puedan tener las mismas oportunidades, en una competencia limpia y justa.

Pier-Paolo Zaccarelli

Presidente de la Cámara Regional de comercio de Valparaíso

Columna de opinión – El Mercurio de Valparaíso

Ver Más Columnas