Buscador

José Manuel Melero Abaroa

Presidente

Estos dos últimos años en que he tenido el honor de presidir la CNC, han estado marcados por vertiginosos cambios; la mayoría de ellos, han significado avances importantes para la calidad de vida de los consumidores, sin embargo, muchos otros son fuente también de incertidumbre, haciéndonos notar los desafíos que, como organización de empresarios, debemos enfrentar.

El 2018 comenzó con una intensa agenda pública marcada por el rechazo del Tribunal Constitucional a las facultades sancionatorias que se quería otorgar al SERNAC. Nuestro gremio había presentado un “téngase presente” haciendo notar que tales facultades no sólo eran excesivas, si no que incompatibles entre sí. El fallo del TC lo tomamos como un éxito gremial, ya que delimitó con claridad dichas facultades. De cara a la entrada en vigor de la nueva ley de protección y derechos de los consumidores, estamos convencidos que el SERNAC, debe seguir cumpliendo su rol de defensor de los consumidores y entregando información clara al mercado, para que también las empresas eleven sus estándares y vayan más allá de lo exigido por la ley. Por ello, desarrollamos una robusta batería de herramientas para nuestros socios y la comunidad en general, que incluye una Guía Práctica de la Ley 19.496 y cursos de capacitación para apoyar a las empresas en el cumplimiento.

Otro tema de preocupación gremial dice relación con la nueva ley de migración. Muchos nos preguntaron ¿por qué una asociación de empresarios decide entrar en una materia como esta? Cuando piensan en nuestro quehacer diario es probable que nos visualicen en la coyuntura o en los debates con alguna autoridad; la arena en la que tradicionalmente se desenvuelven organizaciones como la nuestra. Sin embargo, quiero decirles que, para la CNC, comprometernos con la inclusión laboral de los trabajadores migrantes es verdadera acción gremial. Estamos conscientes de nuestra responsabilidad y decidimos hacernos cargo con acciones concretas.

Creemos que acoger de manera inclusiva a esta nueva migración representa sin duda un desafío cultural, pero sobre todo institucional y político. Hoy en Chile existe población migrante altamente excluida y esto se profundiza cuando su situación migratoria es irregular, siendo altamente vulnerables a abusos y a hostilidades por parte de una sociedad que no los reconoce plenamente. Y hago esta reflexión, porque una de nuestras mayores preocupaciones gremiales ha sido históricamente el combate de la informalidad, cualquiera sea la forma que esta adopte. Aquí, radica una razón de muchísimo peso para involucrarnos activamente en este tema. Por esto, en enero del 2018, nos unimos con el Servicio Jesuita a Migrantes, ACHIGA y FEDETUR y lanzamos la Red de Empresas por la Interculturalidad. En esta Red nos hemos propuesto una agenda de trabajo que busca ser un aporte al debate y a las políticas públicas en materia migratoria.

Haciéndonos cargo de nuestra profunda vocación regionalista, los polos gremiales que creamos el 2017, fueron aumentando su convocatoria y profundizando los temas tratados. Nos enorgullece la participación de cámaras representantes de pequeñas localidades, dando cuenta una vez más, de la relevancia de nuestro sector y del dinamismo que le inyecta a la economía en cada rincón del país, por apartado que este sea.

En un trabajo coordinado y colaborativo con las cámaras regionales socias, también se llevaron a cabo más de 40 talleres y seminarios sobre distintas temáticas relevantes para nuestro sector como son la realidad de empresas familiares, turismo, migrantes y contratación de extranjeros, temas internacionales, seguridad, nuevos regímenes tributarios, derecho laboral, gestión contable, derecho del consumidor, negociación colectiva, inclusión para personas con discapacidad, además de seminarios de coyuntura económica e innovación en las ciudades de Iquique, Osorno, Los Angeles y Coyhaique, cumpliendo así nuestra misión gremial de capacitar a nuestros asociados.

Un rol fundamental en la relación con las pequeñas empresas de regiones ha tenido el Centro Mi Pyme Cumple. Desde la CNC, estamos convencidos del éxito de este binomio que conforman la academia y la empresa, que cuenta además con el apoyo de la OIT. El Centro es un excelente ejemplo de aquello. En esta iniciativa encontramos el espacio propicio para promover los factores que estimulen la transición hacia la economía formal y al cumplimiento de la normativa vigente. Este Centro, además, apoya en aspectos de gestión contable y financiamiento; capacita y educa a las MiPymes en sus derechos y deberes, pone a disposición de las empresas contenidos y conocimientos esenciales que se necesitan para funcionar de manera formal, colabora en la creación de redes de apoyo, entre muchos otros beneficios. Cabe destacar que, durante el 2018, se realizaron 27 talleres, lo que se traduce en 650 empresas capacitadas, con más de 100 asesorías en terreno.