Espacios públicos libres de comercio ilícito


A principio de marzo la Subsecretaría de Prevención del Delito anunció en su Informe Estratégico de Seguridad Pública y Territorial una alarmante cifra: El comercio ambulante ilegal aumentó el último año, un 53% solo en la Región Metropolitana.

Conscientes de que este problema – tal como señala la autoridad-  trae aparejado consigo la comisión de otros delitos (hurto y robo con violencia, entre otros), varios municipios han emprendido la tarea de descongestionar y recuperar los espacios públicos y ciudadanos, de esta actividad ilegal, que mina la seguridad, afecta los espacios públicos y la tranquilidad de los centros urbanos.

Como Observatorio del Comercio Ilícito, valoramos profundamente estas iniciativas orientadas a  fomentar la responsabilidad y el respeto hacia el comercio establecido, como lo hace la Municipalidad de Santiago con su Plan de Comercio Justo, Estación Central, Providencia, Viña del Mar y Concepción, cuyos esfuerzos apuntan a la disminución de la demanda de los productos ilícitos a través de la fiscalización activa.

Sabemos que esto no es fácil, en un contexto de alta tolerancia social frente a este delito, ya que no se tiene conciencia que detrás de éste se esconden bandas criminales internacionales vinculadas a otros ilícitos más graves, como el lavado de dinero, tráfico de drogas, tráfico de personas e incluso el financiamiento del terrorismo.

Por eso desde el Observatorio estamos trabajando para potenciar la alianza entre el sector público y privado y promover todas aquellas medidas que  permitan fortalecer la ardua labor que realizan desde distintos frentes los municipios, el Servicio Nacional de Aduanas, Policía de Investigaciones y Carabineros de Chile.

Debemos actuar ahora y enfrentar este fenómeno como país. Resulta imperioso abordar la opción de legislar rigurosamente y levantar políticas públicas que prevengan, fiscalicen y combatan este flagelo.

Es tiempo de educar, concientizar e inyectar mayores recursos en la lucha contra el comercio ilícito, que hace perder al Estado millones de dólares al año, atenta contra el derecho de autor, los comerciantes establecidos, la calidad de los servicios y por sobretodo, pone en riesgo a los consumidores. Esperamos de las nuevas autoridades de gobierno una activa participación en esta ardua tarea.

Para leer en El Mercurio, pinchar aquí.

Ricardo Mewes Schnaidt

Presidente del Observatorio del Comercio Ilícito
Carta al Director publicada en El Mercurio

Ver Más Columnas