Gestión coordinada de fronteras, clave en la persecución del contrabando


Sin duda alguna, en el actual escenario globalizado del comercio exterior, la efectividad de la labor que Aduanas realiza está definida, entre otros factores, por las constantes coordinaciones con nuestros países vecinos, especialmente con aquellos con los que tenemos fronteras comunes, como Argentina, Bolivia y Perú.

Con ellos, compartimos diversos tipos de riesgos, por lo que se vuelve prioritario construir estrategias comunes, intercambiar información de manera anticipada, y colaborar en la aplicación de nuevos métodos de detección de ilícitos aduaneros así como implementar las mejores prácticas.

En esta línea, el Segundo Encuentro de la Alianza Latinoamericana Anticontrabando, ALAC, realizado en Santiago en marzo de este año, constituye un gran avance en la materia,  al reunir a los servicios aduaneros y las industrias afectadas de los 12 países que forman parte de esta iniciativa.

El trabajo realizado, además, va en la misma dirección de la labor que lleva a cabo la Organización Mundial de Aduanas, OMA. En julio de 2016, Chile asumió la Vicepresidencia de la Región de las Américas y el Caribe de este organismo, encabezando la coordinación en diversos ámbitos, de las administraciones aduaneras de los 31 países miembros, incluidos Estados Unidos, Canadá, México, Brasil y Argentina.

Este liderazgo asumido por nuestra Aduana está enmarcado en la política de integración comercial que nuestro país viene desarrollando hace ya más de dos décadas y es también producto del fortalecimiento de la labor de fiscalización, protección y control de las fronteras terrestres, marítimas y aéreas, en la medida que el acceso a los mercados de destino de nuestras exportaciones está condicionado a la aplicación de estándares cada vez más altos de seguridad en la cadena logística.

El comercio internacional de nuestros días, además de ser más globalizado, presenta importantes desafíos a la hora de enfrentar nuevas y más sofisticadas formas de ilícitos.  De ahí que la profesionalización, la modernización, los altos niveles de coordinación que han alcanzado las aduanas en la región y en todo el mundo, así como el diálogo con las industrias afectadas son fundamentales en el desarrollo de nuestras funciones, convirtiéndonos en actores protagónicos de cualquier política de protección fronteriza.

Claudio Sepúlveda Valenzuela

Director Nacional de Aduanas

Ver Más Columnas