Multas al comprador


El comercio ambulante no autorizado disminuyó considerablemente en la comuna de Santiago, gracias al Plan Comercio Justo impulsado por el alcalde Felipe Alessandri. Éste consiste en mayor fiscalización, reinserción de comerciantes vecinos de la comuna y también en multas al consumidor. Hoy, el municipio de Providencia hace lo propio con el objetivo de generar un cambio de conducta en el consumidor.

El estudio sobre ‘Comercio ambulante no autorizado en Santiago’, elaborado por la Cámara Nacional de Comercio, indica que el 56% de los compradores del comercio callejero reconoce como una falta comprar a los ambulantes ilegales, pero aun así continúan haciéndolo.

La multa apunta a evitar que ese porcentaje de los consumidores conscientes de la infracción siga comprando en el comercio informal, pero también a ese otro 44% que no conoce las consecuencias y que mantiene a los ambulantes como el último y más débil eslabón de un mecanismo liderado por bandas criminales transnacionales.

Así lo confirman informes de la OCDE que indican que tras esta actividad se esconden delitos como la trata de personas, el tráfico de armas, el terrorismo y otros ilícitos que corrompen la democracia y las instituciones de los países.

Conscientes de esta realidad, consideramos que existen tres caminos para guiar a Chile hacia un comercio responsable: leyes más efectivas contra el comercio ilegal; una mayor dotación de recursos y tecnología para los entes de control y fiscalización; y, sobre todo, la educación frente a los impactos que presenta para la sociedad la compra/venta de bienes ilícitos, pues cuando ello ocurre es el país completo al que se pone en riesgo.

Ricardo Mewes Schnaidt

Presidente del Observatorio del Comercio Ilícito
Carta al director de La Tercera

Ver Más Columnas